Adviento eres tú.

 

Adviento eres tú.

 Dios me libre de hacer homilías, pero creo que el Adviento se merece unas palabras; En primer lugar es notorio reconocer que el Adviento no es una noticia singular para muchos españoles; Tristemente tampoco lo es para muchos católicos, que viven este tiempo, como si de una rutina litúrgica más se tratara; Sin embargo creo que merece la pena profundizar un poco sobre este tiempo, porque te aseguro que si lees estas palabras, no solo te van a gustar, sino que te pueden ayudar.

Es curioso y singular, que después de miles de años , la sociedad haya cambiado tan poco; Digo esto, porque como sucedía en tiempos de Noe, en tiempos de Jesús, y hoy en día, la gente come, bebe, se casa, etc., y todo sigue igual, si exactamente igual; Pero en tiempos de Noe vino el diluvio, y solo unos pocos tuvieron discernimiento para darse cuenta de lo que les venia de “encima”; En tiempos de Jesús, Dios se hizo carne, y como en tiempos de Noe, muy pocos se dieron cuenta de lo que les vino de “encima”; Y hoy, como decía, muchos comen, beben, ríen, compran, venden, etc., pero pocos se dan cuenta de lo que les viene de “encima”.

Pero, que tonterías dices: ¿Qué es lo que nos viene de “encima”?;  Te referirás a la crisis; ¿No?; ¿O es que me vas a comparar la España de Zapatero, con los tiempos de Jesús, o de Noe?; Por favor….

Pues si, Dios vino ayer, viene hoy, y vendrá mañana; Vino en tiempos de Noe y aquellas gentes no se dieron cuenta de los signos de los tiempos; Vino en la carne en tiempos de Jesús, y tampoco sus conciudadanos se percataron de que Dios venia a visitarlos, y no solo no lo adoraron, sino que ni lo esperaban, ni lo descubrieron; Tal es así, que lo eliminaron como si tuviese la enfermedad de la vacas locas, y nos fuera a contagiar a todos.

Pero lo más importante que yo quiero comunicarte, es que El sigue viniendo; Hoy con seguridad ha venido a tu vida, y posiblemente no lo has descubierto.

 ¿Cómo?; ¿Cuando ha venido?; ¿Dónde estaba oculto?; Venga,  dímelo, porque ciertamente ni yo, ni nadie lo ha visto.

Pues te lo explico: Vino con la enfermedad de tu vecino, y no lo vistes; Vino con los problemas económicos de tu hermana, y tampoco supiste que era El; Vino con aquel pobre que paso por tu puerta, y no pudiste darle unos euros, porque pensaste que los gastaria en vino, o en droga; Vino con tu vecina que esta sufriendo, viviendo como su matrimonio se estaba rompiendo, y tu tampoco moviste un dedo para ayudarla; Vino con el suspenso de tu hijo, y le armaste un follón al niño; Vino con la borrachera, o el embarazo de tu hija, y en vez de acogerla la golpeaste, y le dijiste que no volviera a casa, o quizás lo que hiciste fue pagarle el aborto, y de este modo quitarte el sufrimiento de encima; Vino con el paro, y pensantes que tu jefe era un sinvergüenza, y que se había aprovechado de ti.

 Ha venido tantas veces en estos últimos tiempos a visitarte, que lo realmente increíble es que no lo vieras.

 Además, hoy con seguridad ha venido a visitarte, pero como siempre, se ha vuelto a ir sin que tú y yo, lo reconociéramos….

Por eso entenderás la importancia del Adviento, la importancia de estar despiertos, y por tanto,  quiero invitarte a saber “esperar” a Jesucristo, porque lo que es venir, mira un poco tu vida, y dime, si como te decía El ha venido.

Pero  fundamentalmente quiero invitarte a “discernir”, ósea a saber descubrirlo en medio de los acontecimientos que nos rodean; Quizás esto sea lo mas difícil, pero también lo mas importante para nuestra vida, y la de los que nos rodean; Nuestro verdadero problema es que estamos tan ciegos, tan sordos, tan ensimismados, que solo nos miramos a nosotros, y esto nos impide descifrar lo que sucede a nuestro alrededor.

Pues bien, si finalmente alguna vez has podido esperarlo, si por fin quizás  hoy lo has visto, te invito a recibirlo como merece, es decir a actuar acogiendo, ayudando, colaborando con todos los que te necesitan.

Quizás entonces alguien pueda decir que Adviento también eres tú.

Andrés Marín de Pedro.

Anuncios

Acerca de Andrés Marín de Pedro

POR UNA SOCIEDAD RAZONABLE.No existe nada inmoral que contribuya al bien común, en ese sentido el cristianismo tiene mucho que aportar.
Esta entrada fue publicada en actualidad, amor, crisis economica, cristianismo, depresión, Dios, divorcio, educacion, familia, fe, iglesia, información, verdad y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s