LA DIFAMACIÓN.

Cuentos increíbles del siglo XXI.

La difamación.

En un país no muy lejano, no ha mucho que vivían una codiciosa manada de lobos; Su única preocupación era buscar el medio de poder devorar a algún pobre animalillo; Pero se daba la circunstancia de que vivía en aquellas tierras un valiente pastor que no solo se encargaba de cuidar su pequeño rebaño de ovejas, sino que se esforzaba con cariño y esmero para que ningún animal del bosque sufriera el mas mínimo rasguño; Así gracias a él, y a sus negros perros guardianes, aquellas antiguas tierras vivían en paz desde hacia muchos, muchos años.

Sucedió aquel año que Zarpas, el astuto zorro del lugar, envidioso y harto de pasar hambre, calculo un pérfido plan que le permitiría no solo hacerse con alguna piececilla, sino con la mayoría de los animales del bosque; Para conseguirlo necesitaba ayuda, y pensando quien estaría dispuesto a llevar a cabo tan perverso plan, calculo que sólo los codiciosos lobos, lo ayudarían;  Rápidamente se dirigió a la cueva donde vivían, y les dijo:

Ese maldito pastor y sus negros perros nos impiden gobernar estas tierras y comer hasta hartarnos, pero escuchadme atentamente y conseguiremos lo que tanto codiciamos: Si trabajamos juntos eliminaremos a sus negros perros guardianes, y así ese maldito pastor, solo y viejo, no podrá defender a todos los animales de nuestras garras.

Seguidamente, en voz baja contó su malvado plan a la manada de hambrientos lobos, que mientras oían sus palabras, comenzaron a lengüetear, babear y relamerse; Y así pasaron toda la noche entre ladridos y aullidos.

Al amanecer y siguiendo el plan, cada lobo salio para un lugar diverso del país, y comenzaron a contar a todos los animales del bosque con los que se cruzaban por el camino, y mediante dulces palabras, que entre los negros perros del pastor, había varios malignos; Les decían que unos habían dañado a las crías de las ovejas; A otros les contaban que los perros eran anticuados y glotones, y que ya sólo se preocupaban de conseguir poder, y dinero, y no de los problemas de los animales; A otros les contaban tenían muchos vicios inenarrables y que eran unos degenerados, a otros le decían que todos los problemas les venían porque no tenían esposa; A otros que no eran los lobos, sino estos malditos perros los que mataban al ganado; Así día tras día, aquel rumor, se hizo clamor, y ya casi todos los animales del bosque dudaban de los perros, y lo que es peor, dudaban de que aquel pastor, fuera un buen pastor; Así salvo el pequeño rebaño de ovejas, todos los animales del bosque comenzaron a avisar a los lobos, y no a los perros del pastor cuando tenían algún problema; Y los lobos, siguiendo el plan se mostraban fieles y serviciales, aun cuando era la codicia la que los movía.

De este modo consiguieron la confianza de la mayoría de los animales del bosque, y poco después consiguieron nombrar un nuevo guardián de todos los animales, y este no fue otro que el astuto zorro Zarpas, que dedico todos sus esfuerzos en adoctrinarlos con otras muchas fabulas, cuentos y mentiras, hasta conseguir que no solo les dieran como carnaza a los lobos a decenas de miles de bebes bajo la excusa de la libertad y el derecho de sus madres, sino que convenció a las propia familias que era un acto de amor matar a los familiares enfermos y mayores.

Y así , a pesar de los esfuerzos del pastor, muchas de las ovejas comenzaron a dudar de sus palabras,  y de la bondad de sus perros guardianes, y algunas de ellas abandonaron el rebaño, para comenzar a vivir al bosque, donde poco después fueron devoradas por los insaciables lobos; Al mismo tiempo, muchos de los perros, cansados y criticados por la mayoría de los animales, abandonaron su trabajo y poco después al pastor, y volvieron también al bosque, donde solos y desorientados malviven el resto de sus vidas.

Y sucedió que sólo aquellas ovejas humildes, y aquellos perros que fueron fieles, siguieron viviendo con el buen pastor, y ello, porque a pesar de las mentiras de los lobos, reconocieron que no podían olvidar su historia, todo lo que habían vivido y recibido de aquel buen pastor, y de este modo, no solo consiguieron  salvar sus vidas, sino también la de sus familias, y la de sus hijos.

Andrés Marín de Pedro.

Anuncios

Acerca de Andrés Marín de Pedro

POR UNA SOCIEDAD RAZONABLE.No existe nada inmoral que contribuya al bien común, en ese sentido el cristianismo tiene mucho que aportar.
Esta entrada fue publicada en aborto, actualidad, adoctrinamiento, cristiano, cuento, demonio, difamación, educacion, eutanasia, felicidad y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a LA DIFAMACIÓN.

  1. Nani Ferreiro dijo:

    EXCELENTE !!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s