Se lo dirás a tus hijos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Se lo dirás a tus hijos.

Recibía hoy por correo electrónico, y gracias a José Ruiz una invitación a ojear un acertado artículo de Juan Manuel de Prada; En la misiva me indicaba que podía ser de gran interés; Dicho articulo esta tomado de www.abc.es  y se titula: “Hombres sin tradición” ; En él se esboza una tesis acerca de la situación  del hombre de hoy, que al olvidar la tradición queda solo en las manos de las nuevas ideologías; Dicho articulo otorga a la Iglesia la misión de luchar para que esto  no suceda, haciendo de intermediaria entre el presente y la tradición.

 

Centrándonos en dicho artículo vemos que ofrece una perspectiva de causalidad acerca de la realidad de la sociedad actual, aunque en mi opinión olvida algunos puntos más que esenciales para poder descifrar los verdaderos motivos del abandono de la tradición por el hombre de hoy, así como las causas ultimas que hacen que precisamente sea en las últimas generaciones cuando este fenómeno a tomado una mayor trascendencia; Quisiera en este articulo  centrarme específicamente en el que en mi opinión es el motivo esencial de todos ellos.

 

Para comenzar este análisis es preciso resaltar unos versículos de la Tora que posiblemente la mayoría de los cristianos desconoce, y que hacen referencia al primer mandamiento de la ley de Dios;  Dicho mandamiento aparece en la Sagrada Escritura en el Libro del Deuteronomio 6, 4-7; Lo mas curioso de su texto es que ha quedado borrado de la mayoría de los catecismos, de todas las charlas, y de todas las oraciones familiares cristianas; En cambio dichos versículos son la oración por excelencia del pueblo judío, que los repite a diario, y dice así:

4“Escucha, Israel: el Señor, nuestro Dios, es el único Señor.

5 Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas.

6Graba en tu corazón estas palabras que yo te dicto hoy.

7 Incúlcalas a tus hijos, y háblales de ellas cuando estés en tu casa y cuando vayas de viaje, al acostarte y al levantarte.

 

Este es el primer mandamiento judeo-cristiano tal y como aparece en el Deuteronomio, y que ha sido trasladado a nuestros catecismos con el cortito, pobre, y famoso mandamiento: “Amaras a Dios sobre todas las cosas”.

Profundizando en él, nos damos cuenta que comienza con una llamada de atención a los que escuchan, con la que se intenta incidir sobre la importancia de lo que se va a decir a continuación: Escucha, Israel; Y finaliza con una frase crucial a mi parecer para interpretar correctamente como ha llegado la sociedad cristiana a la situación actual: Incúlcalas a tus hijos, y háblales de ellas cuando estés en tu casa y cuando vayas de viaje, al acostarte y al levantarte.

 

Esta ultimo versículo es en mi opinión, la causa fundamental por la que el hombre de hoy ha roto con la tradición, y por ello, ha sido desgajado del entorno cultural de sus padres; Esto ha sucedido, simple y llanamente porque por primera vez en cientos de generaciones, los cristianos no hemos llevado a termino el mandamiento fundamental, que consiste no solo en amar a Dios, sino en decírselo a nuestros hijos, hablarles de quienes somos, de donde venimos, de cual ha sido nuestra historia, de que es lo que ha hecho Dios no solo con nosotros, sino con nuestras familias, con nuestros pueblos o ciudades, con nuestro país, con Europa, y cual es la realidad del resto del mundo;  Hemos olvidado decirles que millones de hombres antepasados nuestros dieron su sangre para que ellos pudieran conocer y amar a Dios, a Jesucristo nuestro Señor, y al Espíritu Santo; Hemos olvidado contarles entre otros cientos de historias, que setecientos años de guerra nos costo enviar a África a los musulmanes que habían arrasado a sangre y fuego a todas las comunidades cristianas del norte de África, y que hoy de nuevo pueblan nuestras ciudades;  Hemos olvidado contarles que ellos todavía no llevan turbante, y que no obligan a sus mujeres a ir detrás de ellos tapadas hasta los ojos, simplemente porque nuestro Dios nos ayudo en miles de batallas hasta expulsarlos, etc..; Hemos olvidado contarles que luchamos contra otras dictaduras extranjeras como los franceses, a los que expulsamos de España, y que a lo largo de XXI siglos, los españoles unidos vencimos a otros muchos enemigos; Hemos olvidado contarles que desde Santiago de Compostela a Caravaca de la Cruz, desde Monserrat al Rocío, existe un nexo de unión, una tradición, una cultura, un espíritu que nos ha permitido sobreponernos todo tipo de dramas, guerras, diversas crisis económicas, y conflictos, tanto personales como nacionales, y todo ello no han sido gracias a nuestros torpes gobernantes, tampoco a las ciencias, ni a la filosofía, ni al arte, ni a otras religiones, sino que ha sido la fe católica trasmitida de generación en generación la que ha dado sentido a toda nuestra vida, a nuestros pueblos, a nuestras ciudades, y a nuestro país, y la que nos ha llevado a ser lo que somos.

Hacernos olvidar todo esto ha sido la misión primordial de las modernas ideologías, y de las dictaduras ideológicas de estos ultimos siglos;  Sin embargo quizás sea mas real decir que hemos errado nosotros al no contar a nuestros hijos todo esto, y ello es la causa primordial de la dramática situación actual; Pero ahora no es momento de culparnos de la debacle social, cultural y económica que nos carcome, sino bien al contrario es el momento de cumplir el primer y principal mandamiento que la ley de Dios nos dejo: “Se lo dirás a tus hijos, tanto cuando estés en tu casa y cuando vayas de viaje, al acostarte y al levantarte”.

 Sin lugar a dudas, llevar a término este mandamiento será vital para el desarrollo de nuestros hijos, pues serán enraizados en una historia, en un pueblo, en una familia, en una cultura, en una tradición, en una religión, aun en medio de una sociedad corrompida;  Pues esta transmisión de valores será aunque muchos lo duden, lo más importante que podemos hacer hoy los padres por España actual, pero sobre todo por su futuro.

Andrés Marín de Pedro.

Anuncios

Acerca de Andrés Marín de Pedro

POR UNA SOCIEDAD RAZONABLE.No existe nada inmoral que contribuya al bien común, en ese sentido el cristianismo tiene mucho que aportar.
Esta entrada fue publicada en actualidad, cultura, educacion, enseñanza, judio, unidad, valores, verdad y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Se lo dirás a tus hijos.

  1. Pingback: Se lo dirás a tus hijos. | CatInfor.com Blogs

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s