Bienaventurados los sindicalistas…

 

Bienaventurados los sindicalistas…

 

Los derechos fundamentales de los seres humanos han sido motivo de duros y dramáticos esfuerzos por parte de diversos sectores sociales a lo largo de la historia de la humanidad; Las sociedades han sufrido múltiples desgarros para lograr estos derechos, y millones de seres humanos han sufrido perdidas económicas, y graves sufrimientos físicos, que en muchos casos llegaron a la perdida de la propia vida.

 

Finalizado el Siglo XX y tras múltiples avances y retrocesos, nos encontramos con sorpresa que una parte mas o menos significativa de la sociedad, y fruto entre otras, de las diversas ideologías, tiene una nueva y trastocada percepción de estos derechos, y tal es así que diversos grupos políticos, sociales y económicos, esta intentando redefinir según su propia visión ideología o partidista, muchos de estos derechos que hasta este momento eran mayoritariamente aceptados, siendo reflejados en las Constituciones, y normas legales de los países avanzados, los llamados países democráticos.

 

Llegado a este punto, quisiera centrar la atención en la España del siglo XXI, un país que desde todos los ámbitos de la modernidad es considerado democrático; Pues bien, si ponemos el foco de la luz sobre la situación de los derechos humanos en España, podemos comprobar con sorpresa como estas nuevas percepciones del derecho han sido impuestas desde el gobierno socialista de modo, no diré totalitario, pero si, sin un mínimo de consenso social; Pero lo mas grave no ha sido el modo, sino que la nueva visión social de la legalidad, que no ha traído a los españoles la igualdad que tantos ansiaban, sino mayores y notorias desigualdades frente a la ley.

 

Para aportar pruebas sobre lo anteriormente citado, valdría con comprobar como Jueces como el Sr. Garzón se lanzan a dar derechos a los muertos de la Guerra Civil española si son de izquierdas, mientras se les niega este derecho a los muertos de derechas, en concreto, en Paracuellos del Jarama; Pero este, no es un hecho aislado; Existe una desigualdad notoria no solo de los individuos, sino en la legislación vigente, por ejemplo en la ley de violencia de genero, donde los hombres son tratados por adelantado como criminales, por la sola palabra de su mujer y encerrados en la cárcel, mientras se sobresee a las mujeres de toda culpa, si son acusadas por su cónyuge;  Así también se están dando desigualdades notorias entre los propios parados, pues mientras unos seguirán cobrando los cuatrocientos euros, los que fueron despedidos de sus empresas tan solo un mes antes, hace ya tiempo que subsisten gracias Caritas u otras organizaciones benéficas; Tampoco los niños  tienen todos los mismos derechos, pues si quedas huérfano, a la hora de ser adoptado puede ser que no tengas un padre y una madre, sino que quizás te toque tener dos padres o dos madres; Sin lugar a dudas tampoco son iguales los alumnos que han objetado a la Epc, que los que no lo han hecho, pues estos están siendo acosados no solo desde el gobierno, sino desde los propios centros educativos por directores y jefes de estudios, etc., mientras que si un joven solicita un cambio de sexo, el gobierno se lo realiza y se lo paga.

 

Pero existe un grupo social que esta siendo dramáticamente olvidado en esta legislatura, y al que no se le reconoce ningún derecho, ni ayuda mientras este en su estado; Me refiero a las mujeres embarazadas, a las que desde el Gobierno y fundamentalmente desde el Ministerio de Igualdad, se las esta despreciando, respecto por ejemplo a las mujeres que deciden abortar, pues a estas se les ofrece no solo un amplio apoyo gubernamental, y todo tipo de ayudas económicas, terapéuticas, sociales, etc., sino que por tomar la decisión de continuar con el embarazo y dar a luz, se las trata como seres atrasados a los que no les corresponde ni el apoyo social, ni la ayuda económica, ni tan siquiera el mínimo atención publica; Mientras tanto desde el gobierno se culpa a la curva de la pirámide de población, es decir a la falta de población joven de los problemas económicos que nos aquejan en la actualidad; Pero comparemos a las embarazadas con otros grupos sociales, y realidades para percibir mejor la desigualdad manifiesta: se ayuda a los parados y ahora también a los de larga duración, a lo homosexuales, a los emigrantes, incluso a los animales, a los sindicatos, a los que solicitan el cambio de sexo, se subvenciona la rehabilitación de los monumentos, se realiza un Plan E, y como se gasto poco, ahora un Plan Z donde se destinas miles de millones, o para colmo se subvenciona a los artistas de la ceja, etc.

 

Sin embargo cuando una mujer queda embarazada, se convierte para el gobierno en algo menos que un animal, en algo menos que cualquier cuadro, o que los propios caballitos de mar, pues mientras muchos de los primeros disponen de ayudas económicas para evitar su extinción, los segundos disponen de subvenciones para su limpieza y mantenimiento, y los caballitos de becas y ayudas para su estudio y conservación; Pues bien,  a las mujeres embarazadas se las deja en el mayor de los olvidos; Pasan por tanto a ser desiguales ante la ley frente a otros colectivos y elementos que son cuidadosamente cuidados, subvencionados, y tratados con todo tipo de ayudas y protecciónes.

 

Tan dramática es la situación de estas mujeres, que una de ellas, con su marido en el paro, me decía con tristeza: Ojala fuera yo un caballito de mar, o de un sindicato; Y ciertamente tiene mucha razón pues en esta España, la desigualdad es el cimiento básico sobre el que se apoya la nueva religión feminista y radical que nos ha traído el socialismo, y entre sus dogmas mas preciados quisiera destacar este:

 “Bienaventurados los sindicalistas, pues de ellos es el futuro del Reino de España”.

 

Andrés Marín de Pedro.

Copia de la Apostasia tomada de http://jesaal.files.wordpress.com/2010/01/sindicatos1.jpg

 

 

Anuncios

Acerca de Andrés Marín de Pedro

POR UNA SOCIEDAD RAZONABLE.No existe nada inmoral que contribuya al bien común, en ese sentido el cristianismo tiene mucho que aportar.
Esta entrada fue publicada en actualidad, conciencia, constitucion, democracia, derechos fundamentales, economia, educacion, educacion para la ciudadania, embarazada, estado de derecho, feminismo, gobierno, ideologia de genero, igualdad, imposicion, injusticia, legalidad, leyes injustas, manipulacion, mentira, radical, sindicato, socialismo, sociedad, totalitarismo, valores, violencia, Zapatero y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Bienaventurados los sindicalistas…

  1. juan josé requejo arias dijo:

    Estoy de acuerdo en que en una sociedad donde hay libertad de empresa, tiene que haber libertad de sindicación. Tanto la patronal como los trabajadores nos unimos para defender lo que creemos son nuestros derechos. Hasta ahí estoy absolutamente de acuerdo. Yo he sido sindicalista y por lo tanto puedo hablar un poco. Respecto a que los sindicatos tengan su ideología pues me parece hasta razonable, pero que esa ideología la unan a partidos políticos y sean además correa de transmisión, ya no me gusta. Durante el franquismo existía el sindicato vertical adscrito al régimen y al final dependían de Ministerio de Trabajo con lo que la libertad estaba minimizada. Es verdad que se reunían empresarios y trabajadores pero había que llegar a acuerdos porque estaban prohibidas las manifestaciones y las huelgas, aunque más de una vez se hicieron con las consecuencias de represalias y despidos, etc. Pero ahora resulta que con la democracia se pretendía que los sindicatos fueran independientes y que velaran permanentemente por los derechos de los trabajadores y por lo tanto habría que afiliarse para estar respaldado por ellos. Pero todo ha sido un fiasco. Los sindicatos dependen de los partidos no solo nacionales sino además en algunas comunidades autónomas existen sindicatos nacional-independentistas con lo cual se agrava más el asunto. Pero a lo que íbamos, hoy no ha independencia sindical ya que están subvencionados por el estado con cantidades cuantiosísimas y la afiliación en mínima expresión. Por otra parte cogen cantidades de dinero de la UE para crear departamentos que en algunos casos solo sirven para poner a los amigos al frente de ellos que en muchas ocasiones no sirven para nada. Asimismo también reciben de ese Organismo dinero para Formación Profesional que es un verdadero escándalo ya que no sirven para nada más que para justificar que se hace algo. Que yo sepa y durante el tiempo que estuve en el Sindicato nadie salió con un título lo suficientemente eficiente como para cambiar de profesión. La mayoría de los cursos eran entre 20 y 50 horas. Que alguien me diga si con eses cúmulo horas se puede aprender algo de provecho. Por otra parte, y salvo empresas grandes donde existe una fuerza productiva importante se puede hacer cierta presión, pero en las PYMES, y lo digo con conocimiento de causa, es muy difícil mejorar tanto el salario, la protección de accidentes, un calendario laboral ajustado a las 40 horas semanales. El trabajo de horas extraordinarias es absolutamente imprescindible para poder mejorar el poder adquisitivo, etc. Para que los sindicatos tuvieran de verdad credibilidad en principio y como he dicho antes tendrían que ser absolutamente independientes y vivir de sus afiliados o como se menciona en el artículo, que al igual que la Iglesia se subvenciona, en parte, con los que ponemos la X en la declaración de la renta, a lo sindicatos se les debería de obligar a subvencionarse de igual manera. Ya hemos visto durante el mandato Socialista cuantas huelgas han hecho los sindicatos?. Estamos en un situación crítica tanto económica como de trabajo con 5 millones de parados y no ha hecho el mínimo gesto de protesta porque cada vez que iban a abrir la boca se la tapaban con euros. Por último, ya la pantomima del otro día fue lamentable. Ni los liberados acudieron allí. solo les faltó que les llevaran el bocadillo y la cerveza. somo el ridículo de Europa y si no acabamos poniendo orden en España nos dejaran en un rincón. Claro que para ello tenemos que dar seriedad y buen hacer y dejarse de mentirtas, engaños y palabras grandilocuentes que no sirven para nada.

  2. Muchas gracias por su estupendo comentario:
    Ciertamente la dependendia de los sindicatos de un partido es una remora que deberia estar resuelta, pero las ingentes cantidades de dinero que el gobierno aporta a los sindicatos los ha dejado ciegos, sordos y mudos.
    Me parece estupenda la idea de que cobren como lo hace la iglesia, en funcion de las personas que marquen la casilla, asi dependerian de nosotros y no del gobierno.

    Ahora bien: ¿Quien le pone este cascabel a los sindicatos?

    Gracias de nuevo ; Ha sido un verdadero placer leer su comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s