CUENTOS INCREIBLES DEL SIGLO XXI. (2)

CUENTOS INCREIBLES DEL SIGLO XXI. (2)

   LA CEGUERA DE CORAZÓN

En un país no muy lejano, en uno de los lugares más bellos, no ha mucho que vivía un bigotudo labrador al que le habían arrendado un antiguo campo; La ilusión de su vida era hacerlo el más hermoso, y por ello todos los días sembraba nuevas semillas de los más diversos frutos, consiguiendo que aquel pequeño campo fuera cada día más bello, productivo, y envidiado por los vecinos del lugar.

 Con esmero cuidaba las plantas, las regaba a diario, las abonaba, las limpiaba, y las trataba con mucho cariño; Tal era así, que tanto los pequeños retoños, que acababa de sembrar, como  las viejas plantas que ya no daban fruto, le estaban muy agradecidas, pues las  mimaba igual que a las que muchos frutos producían; Pues él había descubierto que el amor producia más bien que cualquier ley.

  Un buen día aquel buen labrador decidió retirarse, y enterado el más huraño personaje de la localidad, pidió a los dueños de aquel campo que se lo arrendasen; Para ello preparo un plan, puso una enorme sonrisa en los labios, y les prometió mayores y mejores frutos aun cuando desconocía tanto lo que era el amor,  como el duro trabajo del campo.

 Y sucedió que los dueños de aquellas tierras embobados y engañados por sus grandiosas promesas y su enorme sonrisa, le arrendaron aquel hermoso campo.

  Comenzó  entonces a descuidar a las plantas, dejo de regarlas a su tiempo, y el dinero del abono lo gastaba en convidar a sus amigotes; Pasaban los meses sin limpiarlas, y cada día la producción era menor; Incluso varias plagas de bichos y malas hierbas asolaban el campo gracias a la pereza y la perversidad de labrador; En pocos días los retoños recién plantados comenzaron a morir antes de ver el sol; Y así, cada día eran eliminadas miles de semillas germinadas antes de ver la luz; Incluso algunas de las viejas plantas, vista la agreste situación del campo, pedían morir.

Avisados los dueños de lo sucedido, se acercaron a ver el campo; Y al ver al labrador le preguntaron por lo que estaba sucediendo; Este ni siquiera les atendió, y solo les mando decir con una de sus empleadas: ESTOS RETOÑOS QUE MUEREN SON SERES VIVOS, PERO NO SON PLANTAS.

  Al oírlo los dueños constataron que aquel labrador estaba enfermo, enfermo de la ceguera del corazón, una grave enfermedad que poco a poco va minado la conciencia, y termina por impedir que las personas vean a cualquiera de los seres que son más débiles o pequeños que ellos; Por ello decidieron al término del contrato, arrendar el campo a hombres que miraran a todas las plantas con los ojos del corazón.

  Andrés Marín de Pedro.

 Foto tomada de: http://javieralbisusj.files.wordpress.com/2009/07/semilla-germinando.jpg

Anuncios

Acerca de Andrés Marín de Pedro

POR UNA SOCIEDAD RAZONABLE.No existe nada inmoral que contribuya al bien común, en ese sentido el cristianismo tiene mucho que aportar.
Esta entrada fue publicada en aborto, actualidad, amar, amor, asesinato, ceguera, conciencia, enseñanza, eutanasia, leyes injustas, sociedad, sufrimiento, suicidio, valores, vida y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a CUENTOS INCREIBLES DEL SIGLO XXI. (2)

  1. Elena dijo:

    Ver para creer. Seguro que la Navidad si la celebran esta panda de degenerados, y se sientan en familia a cenar en Nochebuena y reparten regalos el día de reyes. Dios los pondra en su sitio…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s