Una vergüenza mediática insostenible.

Una vergüenza mediática insostenible.

 En los calurosos días de junio de 2009, podríamos aturullarnos si quisiéramos contar a los miles de personajes que salen cada día en los medios de comunicación, y que no representan para la sociedad ningún beneficio, es mas, tampoco suponen ni tan siquiera una referencia moral, o al menos cívica, que nos indicara la belleza  del camino seguido por una persona, o grupo social ; Sin embargo, ya sea por su notoriedad política, por el banalismo social y cultural imperante que estamos atravesando, o incluso por la imposición mediática, es decir por los acuerdos económicos de los medios con los susodichos personajes, lo cierto y verdad, es que son ellos los que toman al asalto los focos televisivos, la emisoras vergonzantes, y los millones de pliegos de papel que todos los días se imprimen sin ton ni son; Además sin que nadie de los medios alce la voz y diga, “esto es una vergüenza mediática insostenible”, y nos muestre, nos diga, o escriba, una noticia que sirva a alguien para algo mas que para tirarla al cubo de la basura, o para vomitarla tras haberla visto o escuchado.

 Pero lo que mas me exaspera no es que lo estulto llene las pantallas tele-vendidas, y que millones de embobados lo vean, ni tampoco que las radios  y sus profesionales se presten a estas tomaduras de pelo publicas; Es mas, podría excusar incluso a los peseteros directores de los diarios si al menos tuvieran la delicadeza de resaltar como se merecen, a los verdaderos hacedores de la historia de la humanidad; Hoy por ejemplo no podría faltar en ningún diario un extenso articulo sobre las impresionantes figuras de la humanidad que son Pedro y Pablo; Un pescador bruto e inculto, y un inquieto fariseo de la escuela de Gamaliel, dos personajes que hace dos mil años tuvieron la osadía de transformar de tal modo el mundo conocido, que hoy, millones de hombres de todos los pueblos, razas, culturas, y lenguas, son deudores de su actitud, de su predicación, y de sus vidas.

 Aparentemente parecería difícil, o cuanto menos complicado, unir a estos dos personajes por lo contrastado de sus vidas, uno rudo, el otro racional, uno pescador, el otro letrado, uno burdo, el otro intelectual, uno traidor de su propio amigo, el otro cómplice de asesinato y nuevo converso, uno amigo de Jesús de Nazaret, el otro ni siquiera lo conoció, el uno roca de la iglesia, el otro evangelizador de los gentiles, etc.; Pero ambos han tenido algo en común, algo que transformo sus vidas de un modo tan impresionante que el que los conociera unos años antes, no daría crédito a tan impresionante y radical cambio, que les llevo, tanto al traidor como al perseguidor, a dejarse matar por el traicionado, y por el enemigo.

 Lo que les llevo a ambos a este drástico cambio vital no fue otra circunstancia que los dos se encontraron en sus vidas, no con la persona de Jesús, sino con el amor de este Jesús, un amor sin condiciones ni restricciones, un amor al amigo traidor, un amor al enemigo publico, un amor desconocido hasta ese momento en el mundo, un amor que los llevo a dedicarle ya toda su vida,  y a sufrir todo tipo de torturas, e incluso a morir por su amor a ese amor;  Porque este es el amor que va mas allá de la muerte, un amor que no tiene fronteras, ni limites, el amor de Dios hecho también carne en ellos, en el traidor y en el asesino.

 Por eso hoy, dos mil años después, es necesario resaltar, no a los miles de bobalicones que aparecen en todos los medios de comunicación, y que solo dicen estupideces, muestran sus vergüenzas, y desprecian y humillan a los demás, sino a personas de la talla de Pedro y Pablo, que han vivido y amado a los demás hasta la muerte, un ejemplo digno de seguir no solo por nosotros, sino por nuestros hijos; Ellos si merecen un espacio en los medios de comunicación, ellos si merecen el aplauso social, ellos, como también millones de hombres y mujeres que han encontrado ese amor, y por el, han entregado toda su vida como lo hicieron antes Cefas y Saulo, para anunciar que lo mas importante que puede hacer un hombre a lo largo de su vida, es descubrir el amor de Jesucristo.

 Andrés Marín de Pedro.

Anuncios

Acerca de Andrés Marín de Pedro

POR UNA SOCIEDAD RAZONABLE.No existe nada inmoral que contribuya al bien común, en ese sentido el cristianismo tiene mucho que aportar.
Esta entrada fue publicada en actualidad, campaña, catolicos, conversion, cristianismo, cultura, Dios, hombre, iglesia, información, jesucristo, jovenes, medios de comunicación, mentira, periodico, prensa, religion, revista, San Pablo, San Pedro, sociedad, valores, verdad y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Una vergüenza mediática insostenible.

  1. Dean dijo:

    Pregúntale a cualquier chico por un futbolista o por alguien de la prensa rosa y te contará toda su vida con pelos y señales, pero mencionale algun hombre de ciencia y será como si le hablaras en otro idioma.
    Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s