La sospecha social.

prohibido acercarse todo humano

La sospecha social.

Las últimas noticias acerca de la aprobación de la nueva ley del aborto libre, unidas a la continua reiteración del derecho a la eutanasia por parte del gobierno y sus militantes, han diseñado un camino para la sociedad en el que triunfa el derecho a matar, y por tanto la convierten en una sociedad insegura e insolidaria.

Se hace insegura porque cualquiera de nosotros a partir de ahora tendrá miedo, miedo a caer enfermo, miedo a tener el más pequeño de los accidentes, miedo a cualquier desmayo, simplemente porque puedes ser llevado a un hospital, y caer en manos de algún  libertario Doctor Montes, o de algún familiar o juez inicuo, y así mas o menos por error, pasar a mejor vida.

Insolidaria porque hasta ahora todas las sociedades ha defendido a sus miembros más débiles, los parapléjicos, los Down, los minusválidos, los no nacidos, las mujeres, los ancianos, etc.; A partir de ahora con la nueva legislación solo los jóvenes, sanos y ya nacidos tenemos derechos, el resto pueden ser masacrados y además por ley.

Por tanto en toda nuestra sociedad va a comenzar a darse un nueva realidad, pues se acabo la confianza en el otro, en mi madre –porque ahora ya puede abortar a mi hermano-, en el familiar, –porque puede decir que en una grave situación yo pediría mi muerte, aun cuando no fuera verdad-, en el médico – porque puede creer inciertamente que ya no me recuperare, y me ayudara a bien o mal morir-, o en el juez –porque decidirá según no se qué decretos y leyes autonómicas, que tengo o no derecho a vivir-, etc.,. Porque cualquiera de ellos puede en un momento determinado matarme legalmente, con lo cual a partir de ahora miraremos a nuestro alrededor con desconfianza, no sabiendo quien puede en un momento desear matarnos sin nuestro consentimiento, y aprovechar un momento de debilidad para llevarlo a termino; A esta novedosa realidad la llamare “sospecha social”.

Es más, el gobierno actual como promotor de esta novedosa desconfianza hacia los que nos rodean, ha querido confundir lo que dice su militancia, con lo que en realidad piensan sus votantes, y además ocultando el terrorífico rostro de la muerte tras la burla del “comité de expertos”; Pues quieren hacernos creer que todos sus votantes están a favor del aborto, y también de la eutanasia, y por tanto es de justicia que el ejecutivo de curso a esta demanda social; Cuando esto es totalmente incierto, porque existen cientos de miles de hombres incrédulos y agnósticos, cristianos o musulmanes, sindicalistas y patronos, todos ellos votantes de izquierda, que nos son partidarios del aborto, ni de la eutanasia, es más, la prueba de que no existe ninguna demanda social, es que ningún movimiento ha presentado en las Cortes ni tan siquiera un millón de firmas para legalizar el aborto libre, solamente algunos grupos feministas y los nuevos campos de exterminio humano, las clínicas abortivas, lo han jaleado, con más ruido que nueces; En cambio,  en el otro lado, cientos de miles de personas se encuentran movilizadas en plataformas como Hazte Oír, Derecho a vivir, E-cristians, Red Madre, Familia y vida, etc.,; Y todas ellas se oponen a estos nuevos y extravagantes derechos a matar, y defienden el natural y preclaro derecho de todo ser humano a vivir.

Resuena dentro de mí, y frente a esta “sospecha social”, un premonitorio escrito realizado hace treinta años, que profetizaba lo que hoy es ya una realidad, y que clarifica cualquier forma de mal contra el ser humano: “Es necesario reafirmar con toda firmeza que nada, ni nadie puede autorizar la muerte de un ser humano inocente, sea feto o embrión, niño o adulto, anciano, enfermo incurable o agonizante. Nadie además puede pedir este gesto homicida para sí mismo, o para otros confiados a su responsabilidad, ni puede consentirlo explícita, o implícitamente. Ninguna autoridad puede legítimamente imponerlo, ni permitirlo. Se trata en efecto de una violación de la ley divina, de una ofensa a la dignidad de la persona humana, de un crimen contra la vida, de un atentado contra la humanidad.” (Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe. Declaración: «IURA ET BONA» SOBRE LA EUTANASIA, 5 de mayo de 1980); Mas claro, agua.

 Pero cuidado, miren a su alrededor, vigilen, sean cautos, porque ha nacido “la sospecha social

Andrés Marín de Pedro.

Anuncios

Acerca de Andrés Marín de Pedro

POR UNA SOCIEDAD RAZONABLE.No existe nada inmoral que contribuya al bien común, en ese sentido el cristianismo tiene mucho que aportar.
Esta entrada fue publicada en aborto, asesinato, bien comun, campaña, catolicos, cristianismo, eutanasia, familia. vida, feto, justicia, leyes injustas, politicos, psoe, radical, socialismo, sociedad, totalitarismo, Zapatero. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s