¿Es que somos asesinos?.

suicidio_osito1

Un grave accidente de tráfico sucedido en 1.992 llevo a Eluana Englaro a quedar en estado vegetativo, ella no lo sabe, pero en breve será asesinada; Desde entonces se encontraba alimentada vía intravenosa y en estado inconsciente, pero con todos los órganos vitales en perfecto estado.

Después de diecisiete años, su padre ha conseguido que le retiren la alimentación y el agua, y de este modo morirá por inanición y sed; Esto sucederá aproximadamente en dos semanas y después de horribles sufrimientos, porque según el Movimiento por la Vida Antonella Vian, que acudió a recibirla a las puertas del centro -donde se llevara a cabo su asesinato-, con cientos de carteles pro-vida y con solo pan y agua para simbolizar “que esto es todo lo que Eluana necesita para vivir”; Ella no necesita más que cualquiera de nosotros para seguir viviendo.

Todo esto sucede después de una ardua lucha legal, que llego hasta el Tribunal Supremo Italiano, y después que el propio Presiente de la República Silvio Berlusconi, negara por ley la autorización a que los centros médicos estatales pudieran llevar a cabo el crimen; Por ello ha sido un centro de reposo particular llamado ‘La Quiete’ de Udine, quien ha recibido el cuerpo de la chica y dará comienzo su asesinato. La iglesia, como la más firme defensora de la vida, y en su nombre el obispo de Udine, monseñor Pietro Brollo, ha lanzado un llamamiento “a la conciencia de todos” porque “el único deber que tiene la sociedad con Eluana es el de ayudarla a vivir”, no el de darle muerte.

Sin embargo la autorización del Tribunal Supremo Italiano y la tozudez de su padre empeñado en que su hija en esta situación preferiría la muerte, van a llevar a término su asesinato por falta de alimentos y agua, y de este modo conseguirán que se consume un nuevo caso donde se cierra la puerta a una lejana, pero posible recuperación, pues como ha sucedido en diversos casos similares, otros enfermos después de varios años han recuperado la consciencia, y hoy en día disfrutan de una vida más que aceptable, como es el caso de un joven Turinés que después de tres años en estado vegetativo, tras una operación, responde a ordenes simples y se alimenta por sí solo.

El debate se vivió ya en EE.UU. con el caso Terri Schiavo, la mujer que estaba en estado vegetativo desde hacía 15 años y que fue desconectada de la sonda que la alimentaba. Y dejó una pregunta que los científicos aún intentan responder: ¿qué pasa en la conciencia de estas personas?.

Otro caso que llena más de leña el fuego es el del bombero de EE.UU. que “despertó” tras diez años en coma; Y la pregunta es: ¿tienen derecho los sanos a matar a los enfermos?.

Yo no soy médico, pero si es un ser humano todavía vivo, hay que proporcionarle sin falta no solo alimento y agua, sino las curas que necesite;  ¿Es que somos asesinos?.

Andrés Marín de Pedro.

Anuncios

Acerca de Andrés Marín de Pedro

POR UNA SOCIEDAD RAZONABLE.No existe nada inmoral que contribuya al bien común, en ese sentido el cristianismo tiene mucho que aportar.
Esta entrada fue publicada en accidente, alimentos, asesinato, eutanasia, muerte, politicos, sufrimiento, Tribunal superior de justicia, valores, violencia y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a ¿Es que somos asesinos?.

  1. Raquel dijo:

    Eluana es una paciente en estado vegetativo que no necesita máquinas para seguir viviendo. No está conectada a ningún enchufe. No es una enferma terminal, sino una discapacitada grave que sólo necesita una atenta asistencia básica, como sucede en otras muchas situaciones de lesiones graves. Yo que gracias a Dios, he tenido la oportunidad de trabajar en numerosos hospitales –Hospital nacional de parapléjicos de Toledo, la UCI de servicios geriátricos o centros de educación especial infantil-, he conocido muchos casos tan o más sangrantes que el de Eluana y ningún profesional sanitario que yo conozca se plantearía en ningún caso retirarle la sonda, porque es un clarísimo asesinato… sin duda alguna, y aún no puedo creerme que vaya a llevarse a cabo.
    Recuerdo un niño, Pedro de unos doce años –en el hospital de parapléjicos-, que jugando con sus amigos a ver quién entraba en el garaje, cuando las puertas automáticas estuvieran más bajas, introdujo la cabeza, con tan mala suerte de quedar atrapado y provocarle una pentaplejia -lesión medular completa e irreversible con parálisis de las extremidades y dependencia de un respirador, alimentación por sonda,…-. Los padres un mal día, se marcharon y desaparecieron del mapa…Y no les juzgo. El niño era perfectamente consciente de lo que ocurría…y sufría y mucho…y Eluana no sufre, sólo vive.
    PS. Por suerte, los servicios sanitarios españoles están dotados de extraordinarios equipos humanos –FUNCIONARIOS/ESTATUTARIOS- que derrochamos profesionalidad, paciencia y cariño con estos pacientes y sus familias, y soportamos estoicos, las imprevisibles y variadas reacciones humanas ante la adversidad- desde culpabilizar e insultar, hasta llevarlo con una elegancia y generosidad que deja entrever la calidad humana de las personas-.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s