La gracia tumbativa.

La gracia tumbativa.

 

A mediados del siglo I d.C., el Imperio Romano comenzaba a dar muestra de agotamiento por diversas circunstancias: Por una parte, la rebeliones  de jefezuelos de demarcaciones interiores del imperio eran cada vez más frecuentes; Al mismo tiempo, las luchas intestinas por el poder imperial de las poderosas familias patricias no tenia fin, y la corrupción y las prebendas estaban a la orden del día; Así mismo, los continuos ataques de hordas barbarás eran cada vez más frecuentes en las fronteras del imperio, y esto,  junto a las revueltas internas por temas sociales, y otras muchas circunstancias, hacían del mayor imperio hasta ese momento conocido, un lugar cuanto menos convulso.

 

Corrían aquellos días, cuando cabalgaba  el judío Pablo de Tarso,- hombre culto y educado a los pies del sabio rabino Gamaliel -camino de Damasco, como de costumbre para  recoger a algunos activistas de un tal Jesús Nazareno -que últimamente habían proliferado más que otros grupos sectarios-, y llevarlos a Jerusalén para ser juzgados; Cerca de la ciudad, una fuerte luz lo cegó y lo hizo caer del caballo; Al levantarse, se dio cuenta que había quedado ciego, y comenzó también a percibir que  toda su vida hasta ese momento había sido un craso error; A partir de ese momento todo en su vida dio un giro radical, y paso de perseguidor,  a engrosar las filas de los fanáticos de aquel sectario llamado Jesús de Nazaret; De esos mismos que hasta aquel momento perseguía incluso hasta la muerte: A este cambio radical se le ha denominado “gracia tumbativa” .

 

 

Hoy como en aquella época,  vivimos tiempos de crisis; El hombre actual se ha hecho adulto, ha abandonado la fe, la razón y el estado le dan suficientes garantías para una placida existencia; Millones de personas han abandonado las iglesias y así el fenómeno de la crisis de fe es común al llamado primer mundo; El hombre ya no necesita a Dios, y te dicen: Dios en el siglo XXI se ha hecho laico; Pero esto no es lo más grave:

Paralelamente ha comenzado a producirse otro hecho social desconocido hasta el presente; Este hombre laico influido por las ideologías socialistas y racionalistas, ha comenzado a ver a la religión, y a lo religioso, como un enemigo que se opone a los dictados de la mayoría, y también a las reformas sociales que los gobiernos laicistas imponen; Y como hace dos mil años, ha comenzado de nuevo la persecución de los sectarios y fanáticos creyentes del tal Jesús de Nazaret.

Casos como el del Juez Calamita, la imposición de la Epc, o el autobús anti-teos, etc., son solo algunas muestras del comienzo de esta persecución por parte de este hombre laicista que influido por las ideologías de izquierda, ha dado el salto de laico -tolerante- a laicista –imponente-, de laico –conciliador- a laicista –perseguidor-;  Hoy, al igual que San Pablo, el hombre moderno, culto y laicista, quiere conseguir que sus leyes -aunque sean injustas- juzguen y condenen a estos fanáticos cristianos que no se adaptan a las nuevas normas de convivencia social impuestas por él poder y sus mayorías.

 

De este modo, miles de hombres caminan hoy por el camino de Damasco, a favor de la recogida y puesta a disposición judicial de estos locos que se oponen a la Epc, que se oponen al aborto, que se oponen a la eutanasia, y además ven normal que se les juzgue y condene;  “No pueden estar por encima de la ley”, dicen, y se creen en la posesión de toda la verdad;  Al igual que ocurrió en aquel momento, desconocemos como, pero la “gracia tumbativa” sigue actuando y ciertamente no sabemos qué luz vio San Pablo, pero gracias a Dios siguen existiendo en la actualidad millones de focos de luz –madres que no abortan a sus hijos aun sabiendo que continuar puede costarles una enfermedad, incluso aun cuando están en peligro de muerte,  aun con gran precariedad económica, aun si tiene malformaciones el feto, etc.,;  Sacerdotes célibes que pierden sus vidas valientemente por el anuncio del evangelio en los más remotos lugares del mundo, cientos de miles de humildes familias, muchas de ellas numerosas que hacen frente a todo un gobierno objetando contra la imposición de la Epc, enfermos de toda condición, felices y capaces de aceptar el sufrimiento hasta que llegue el momento de su muerte natural, jóvenes sanos y castos en medio de una sociedad depravada , etc-, tan grandes que tiraran de sus caballos a sus conocidos, incluso a miles de estos laicistas, que necesitados de una guía, se plantean como toda su existencia habría sido un pérdida de tiempo, porque iban persiguiendo al propio Dios,  y por eso, hoy, quizás más que nunca, es posible que millones de personas vuelvan como Pablo de Tarso a seguir a ese sectario Jesús Nazareno, y como hace dos mil años siga manifestándose la  transformadora “gracia tumbativa”, aunque para verla, hay que mirar con fe a los que te rodean: “Cuidado que tu cuñada se cae”.

 

Andrés Marín de Pedro.

En la foto.-Retrato robot que presentaria San Pablo, segun la policia criminalistica de Renania. Alemania. www.elcorreodigital.com/vizcaya/20080503/soci

Anuncios

Acerca de Andrés Marín de Pedro

POR UNA SOCIEDAD RAZONABLE.No existe nada inmoral que contribuya al bien común, en ese sentido el cristianismo tiene mucho que aportar.
Esta entrada fue publicada en aborto, Calamita, catolicos, conversion, cristianismo, educacion, epc, eutanasia, iglesia, imposicion, laicidad, laico, leyes injustas, San Pablo. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La gracia tumbativa.

  1. gmobuelna dijo:

    Hola Andrés, ¿No será acaso que ya estamos cansándonos de observar tantas fallas de los sacerdotes y pastores de las Iglesias?
    En lo personal creo sinceramente en Dios, pero no en el que tratan de venderme las religiones.

    La Iglesia Católica, que es en la que crecí y conozco mejor, necesita una verdadera renovación.
    Desconocemos sus finanzas, guardan tesoros de sabiduría invaluables en el Vaticano y no están prestas a ayudar materialmente cuando es necesario, quieren hacerlo todo de manera espiritual y no es correcto que atesoren de esa forma el dinero.
    Han abusado mucho de la humanidad, y por eso las personas nos hemos alejado de las religiones, NO DE DIOS…

    Saludos desde Tijuana

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s