AL MATARLO A EL, ME MATASTEIS A MI.

El beso de Judas.

Acaban de matar a un hombre. Quisiera decirte su nombre : eres tu o quizá tu hijo, o tu padre, o tu amigo; no lo sabías, pues si; pasabas hoy por la calle y un tipo al que seguramente dijiste buenos días, y al que nunca antes habías visto y con el que nunca habías hablado , un hombre que no sabía de tus sufrimientos, de tus tristezas, de tus miedos, de las preocupaciones por tu hija, te ha pegado 4 tiros enfrente de ella y dándose la vuelta se ha ido con la cabeza alta; lo ha hecho por amor a su pueblo, lo ha hecho por la libertad; bien vale la vida de un miserable para salvar a todo el pueblo Vasco sometido.
Motivo.- Te odiaba; te odiaba a muerte.
¿Por qué?- Porque otros que él ni conoció sembraron el odio, un odio que pasa de padres a hijos, un odio que se trasmite en el colegio, que rezuma en los grupos de jóvenes, un odio contra el opresor, el odio a todo el diferente, el odio a todo el que disienta, el odio a todo perro español.
Pero hoy quiero hablar contigo, contigo que has matado un hombre, contigo que me has matado a mi o a mi hijo o a mi vecino, contigo que estabas esperando en el coche para huir, contigo que no alzaste la voz ante esta injusticia cuando la viste por la ventana, contigo que aunque condenaste el crimen lo entiendes o lo excusas, contigo que volverás a casa con el deber cumplido por haberles dado el pésame o haber acudido a la manifestación, contigo que al oírlos hablar te callaste, contigo que dijiste: “yo de política no entiendo”, contigo que estas dispuesto a negociar con estos asesinos con tal de seguir en tu poltrona, o contigo que después de ver la noticia, cenaste, reíste y te acostastes y solo quiero deciros una cosa :Todos vosotros, todos sois cómplices de este asesinato, todos los que por uno u otro motivo no luchasteis con todas vuestras fuerzas contra la expansión de este odio, todos, todos vosotros sois parte del asesinato; pero sabed una cosa, mañana Isaías serás tu o tu hija o tu vecino y entonces lloraras, porque no se pueden cerrar los ojos frente a la injusticia, porque al mirar para otro lado les diste la oportunidad de seguir, porque entonces te darás cuenta de que con el asesino también estabas tú, allí a su lado y no moviste un dedo…… y esto tantas veces……y antes o despues te tocara a ti, si a ti, o a tu hija, o …….

Por último solo deciros que al matarlo a él, al matar a Isaías me matasteis a mí y a toda mi familia; porque el que mata a un hombre, es como si matara a todo el universo.

Andrés Marín de Pedro.

Anuncios

Acerca de Andrés Marín de Pedro

POR UNA SOCIEDAD RAZONABLE.No existe nada inmoral que contribuya al bien común, en ese sentido el cristianismo tiene mucho que aportar.
Esta entrada fue publicada en asesinato, excusas, Isaias Carrasco, libertad, muerte, negociar, odio, Pais Vasco, sufrimiento. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s